"Gerente del hogar", el curso top en Italia

Clases de planchología, epistemología del detergente y fundamentos de la sicología doméstica han provocado tanto furor que los cursos se ampliarán.

La idea tuvo éxito inmediato en Milán, y la mayoría de los inscritos son hombres

A un grupo de organizaciones de dueñas y dueños de casa de Milán, se les ocurrió una idea estupenda: hacer un master en educación y administración de la casa con mención en “home manager” (gerente del hogar). Es fácil decir ahora que la idea fue genial, ya que los interesados llenaron al tiro los poco más de 30 cupos disponibles. Pero antes, a quién se le podría haber ocurrido impartir clases de planchología, epistemología del detergente, economía doméstica aplicada a la ciencia de la limpieza, fundamentos de la sicología doméstica y fitness del hogar.

Como reza su publicidad, el master busca “entregar las técnicas necesarias para la buena gestión doméstica”, pero también “favorecer el bienestar sicológico y físico de los amos (as) de casa”. Además, según publicó el diario francés “Le Monde”, otro de los objetivos es “luchar contra el sedentarismo, permanecer en buena forma, evitar la depresión y aumentar la autoestima”.

Esta filosofía de la limpieza aspira a una entera armonía entre el ejercicio que demanda el aseo, los colores del ambiente y la distribución de los espacios dentro del hogar.

El rápido agotamiento de las inscripciones del curso que comienza en febrero, impactó a sus ideólogos. “Fue una verdadera sorpresa. En pocos días, el cupo de 30 personas fue sobrepasado”, contó al mismo medio el administrador delegado, Riccardo Bianco. Y agregó: “Visto el entusiasmo por nuestro proyecto, haremos otros cursos en Milán y otras grandes ciudades italianas; allí donde nosotros hemos identificado una carencia de cultura doméstica, sobre todo entre los solteros, los recién casados, los divorciados y los hombres”.

Por cierto, la mayoría de los inscritos en este primer master no fueron mujeres. El 70% son caballeros. “El hombre italiano tiene ganas de demostrar que puede cumplir un rol que tradicionalmente no tiene. Nosotros les ayudamos a conocer su espacio privado para que adquiera conciencia de su identidad”, contó Fiorenzo Bresciani, presidente de la asociación “Uomini casalinghi” (Hombres del hogar), que cuenta con 3.500 miembros.

Bresciani encarna el dilema mismo del asunto. Luego de trabajar durante 25 años se volvió amo de casa: “Mi mujer es doctora y no tiene tiempo para ocuparse de los asuntos de la casa. Tampoco tenemos ganas de contratar a alguien para que haga el aseo. Así que lo dejé todo por esta ocupación”.

Y Bresciani lo ha hecho tan bien, que hoy es el profesor titular de la cátedra de planchología.

Condividi questo articolo